Hemingway: My daiquirí in The Floridita

Published on Nov/18/2016 , by Super Administrador Llanes, 0 Comments

Al igual que en la Bodeguita del Medio, El floridita está amenizado por una banda de música tradicional cubana. Si está de vacaciones en Cuba no deje de ir a este sitio y deguste un daiquirí, cóctel hecho a partir de ron blanco y zumo de limón criollo o lima. Existen muchas variantes de esta bebida, pero la que verdaderamente ha ganado fama internacional es la que se prepara en este bar habanero.

El Floridita fue inmortalizado por Ernest Hemingway. Siguiendo sus pasos miles de turistas llegan hasta este local, sin importar que en otro restaurante ofrezca en el menú toda clase de cocteles. En la actualidad, el escritor norteamericano sique estando entre la clientela. En un extremo de la barra se erigió una estatua del autor de El viejo y el mar, con la modalidad del daiquirí que más le gustaba “Papa doble”.

Después que Hemingway se mudara del hotel ambos Mundos a Finca Vigía, viajaba hasta la capital para beber su daiquiri favorito “en el mejor bar del mundo". Este sitio se encuentra en Obispo y Monserrate. Cerca de doscientos años de historia (fundado en 1817) lo prestigian y se ha mantenido abierto al público respetando la decoración original. Pertenece a la empresa Empresa Extrahotelera “Palmares”.

Los guías mantienen en los recorridos turísticos, esta parada, como una de las habituales. Los viajeros se fotografían junto a la escultura del escritor y se sientan a disfrutar del ambiente caribeño. Muchos son los medios de comunicación internacional que lo han mencionado la Revista “Esquire”, por ejemplo, en 1953 lo reconocía como “uno de los 7 bares más famosos del mundo”.

“Rey del mundo”, así se autodefinen todos los que visitan El Floridita. No hay un lugar mejor que ese para que dé rienda suelta a su paladar, tanto por sus bebidas como por sus comidas. La “cuna del daiquirí” tiene muchas razones para abrir sus puertas cada día y brindar un servicio de excelencia, caracterizado por el calor humano. Ernest Hemingway puede ser un buen pretexto; pero lo mejor es que usted tenga diversas opciones que le permitan conocer Cuba. La Habana no olvida al famoso escritor; pero Hemingway tampoco se resistió a la magia de La Habana.

Comments
Leave a comment